Debería haberlo hecho de otra manera

 Deberia haberlo hecho de otra manera

¡Hola princesa!

Por mi mente pasan muchos pensamientos que no me gustan.

Pero el de “debería haberlo hecho de otra manera” tiene un lugar de honor entre los más dolorosos.

He preparado uno de mis ejercicios, ¿vamos con ello?


1.     Cómo suceden las cosas.

Uno de los aspectos que me inclinan hacia el lenguaje del Tarot es porque no creo en la secuencia lógica de los acontecimientos.

Pero en la práctica, esta comprensión no siempre está presente.


Normalmente tiendo a prestar más atención a aquellos aspectos de mi vida que me gustaría que fueran diferentes.

 

Pondré un ejemplo conmigo: “Me hubiera gustado elegir estudiar Filología Hispánica y haber viajado como profesora por el mundo”.


Ejercicio:

El ejercicio consiste en elegir un área de tu vida en que quizás quisieras haber hecho otra elección.

Piénsalo o Escríbelo en un papel que tengas a mano:

“Me hubiera gustado tomar la decisión de ...en lugar de...".


2.     Lo que no nos gusta.

ATENTA QUE VAMOS A MIRAR DE CERCA EL PASADO Y EL PRESENTE.

Pregunta para ti:

¿Qué efectos nocivos o indeseados consideras que esa decisión “errónea” ha traído a tu vida hoy? (Puede que te ayude escribir la respuesta):


3.     Mira tu respuesta.

Este es un paso que requiere de tu concentración. Vamos con ello.

Ahora no tienes que escribir. Sólo concentrarte y sentir.

 

Esos efectos que no te gustan, ¿cómo se sienten en el cuerpo? ¿qué emociones desatan?

(Por un momento, trata de sentir esa tristeza, angustia, rabia, frustración, derrota, amargura…lo que sea…Siéntelo aunque tengas miedo…y, claro, si puedes).


4.     Cuando la tormenta dura demasiado

Pregunta:

¿Te imaginas muy a menudo que tomaste otra decisión y tu vida hoy es diferente? Por favor, elige Sí o No.


5.     Sí

A la pregunta anterior yo contesto que .

Personalmente, ese sufrimiento, de alguna manera hace que mire las cosas más de cerca.


Pregunta.

¿CÓMO SERÍA ESE FUTURO IDÍLICO SI NO TE HUBIERAS "EQUIVOCADO"?

  • Si te cabe, escríbelo en 3 o 4 líneas. Si no te cabe en 3 o 4 líneas –como a mí, que me faltarían varias páginas-, intenta reducirlo a lo más importante.

“Me equivoqué tomando aquella decisión porque hoy mi vida sería diferente en ...y yo hoy me sentiría (intenta concretar las emociones)...”


6. Reflexiones.

De mi propio ejercicio, yo he sacado mis conclusiones. No sé si te servirán de algo. Pero son estas:

 

Sigo un patrón de pensamiento que es:

las emociones de hoy no me gustan, así que mi mente me transporta a un lugar ficticio donde siento otras emociones, y donde normalmente, me imagino que los demás me quieren o me valoran más que ahora (pensamiento).


A esos pensamientos y emociones del presente que no se quieren ni pensar ni sentir pero que llaman a la puerta de nosotros mismos, Carl G. Jung les puso un nombre fascinante y sexy: “La sombra”.

¿Has oído hablar de ella?


Este es el final del post y es un final “abierto”; sin moraleja.

No sé por qué elegir el presente -quizá doloroso-, pero es más verdadero que el futuro o el pasado que sólo existen en la mente-.

Gracias por leer.

Marta


¿Te gusta el post? Me encantaría que comentases si te sirve o no. ¿Quizá es demasiado "denso"? Puedes comentar abajo.

Marta

La noche protectora, Calle Magistrado Hilario Sáez, Puerto de Mazarrón, Región de Murcia, 30860

¡Hola! Me llamo Marta y soy un buscador espiritual. Hago Tarot para ayudar a aquellas mujeres que se encuentran en un momento de transición en su vida personal. Deja que la respuesta te encuentre. Gracias por leerme.